Sanidad restringe las ayudas a los discapacitados para sillas de ruedas

El Ministerio de Sanidad ha fijado un tope a la subvención de este tipo de productos para «racionalizar» el gasto. Para beneficiarse de esas ayudas, los discapacitados tendrán que adquirir uno de los modelos incluidos en el nuevo catálogo. Si quieren optar a un prototipo mejor, “nos obligan a renunciar a la subvención y pagar el 100% «.

Los colectivos de discapacitados físicos están molestos, preocupados, y profundamente asustados ante el nuevo escenario que se les avecina. El Ministerio de Sanidad ha publicado ya el borrador del nuevo catálogo ortoprotésico que han pactado con todas las Comunidades Autónomas (documento donde se incluyen todas las prótesis, las órtesis y las sillas de ruedas con derecho a subvención), y ese nuevo modelo no ha caído nada bien entre quienes dependen de estas ayudas para tener una calidad de vida óptima.

La preocupación de este colectivo radica en algunas novedades diseñadas por el departamento de Alfonso Alonso, entre ellas, el tope a las ayudas que han fijado en este nuevo sistema, se trata del ‘Importe Máximo de Financiación’ (IMF) para los cerca de 4.000 productos que han recogido en este nuevo catálogo. Para beneficiarse de estas ayudas públicas, los discapacitados sólo podrán adquirir los productos que estén incluidos en esa base de datos (es decir, en el catálogo). Si quieren optar a un modelo mejor, «tendremos que renunciar a las ayudas«, es decir, «o cogemos el producto que nos ofrece el catálogo, o tendremos que pagarlo íntegramente», advierte a la SER, Roser Romero, secretaria de Organización de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE).